Tratamientos selvícolas

Desbroces selectivos, manuales y mecanizados

Los desbroces o también conocido como rozas son tratamientos selvícolas dirigidos a la eliminación selectiva del estrato arbustivo. El objetivo de este tratamiento dependerá en todo momento de la unidad de vegetación sobre la que se actúe, pendientes, litología, etc… en definitiva, será el documento de la Ordenación de Montes quien dictamine el objetivo del tratamiento. Mejora de pastizales, manejo de la regeneración natural, prevención de incendios forestales, etc… son diferentes objetivos alcanzados con un mismo tratamiento.

Antes del desbroce

Despues del desbroce

Los tratamientos de desbroce, como bien se decía en el párrafo anterior, basan su ejecución en la eliminación del estrato arbustivo. Tradicionalmente y aún hoy día a pesar de ir en descenso, el desbroce iba acompañado de la quema como procedimiento de eliminación de los residuos generados. Se recoge como objetivo en el procedimiento de certificación de calidad ambiental ISO14001 de nuestra empresa, la eliminación de las quemas como procedimiento de eliminación de residuos, disminuyendo y eliminando en la mayoría de las veces factores como el aporte de CO2 a la atmósfera, el riesgo potencial de incendios forestales y favoreciendo el aporte de materia orgánica como nutrientes al estrato arbolado.

Este objetivo es llevado a cabo con sistemas de triturado, con herramientas manuales y de forma mecanizada, adaptándose en todo momento a las imposiciones que cada vez más la legislación medioambiental va favoreciendo en aras del desarrollo de nuevas metodologías de trabajo.

Los desbroces deben ser entendidos como tratamiento selvícolas selectivos, dirigidos a un espectro limitado de especies y tamaños. El tipo de suelo, pedregosidad, pendiente, densidad y especies de arbolado, etc… son algunos de los aspectos que determinarán la forma óptima de ejecución de los trabajos.

La ejecución manual se ejecutarán mediante motodesbrozadoras, dotadas de sistemas de biotriturado en aquellos parajes de difícil acceso, con altas pendientes, gran densidad de pies arbolados, pedregosidad abundante, existencia de especies catalogadas, etc.. allí donde bien por razones fisiográficas o de vegetación exigen una intervención manual con el máximo de detalle y el mínimo de impacto sobre el medio, siempre a costa de altos costes en su ejecución.

La ejecución mecanizada, también acompañada del adjetivo de selectivo, se realiza mediante sistemas de desbroce-biotriturado accionadas con tractores ligeros y de máxima adherencia que permiten una gran maniobrabilidad dentro del monte, entendido éste como escenario de trabajo. Este procedimiento incorpora el estrato arbustivo como elemento nutritivo que será incorporado al suelo y posteriormente al estrato arbolado. Este tipo de ejecución, desbroce mediante biotriturado (manual o mecanizado), ayuda a optimizar la inversión realizada en los montes maximizando los resultados obtenidos y que por tanto, convergen en la sostenibilidad de los recursos existentes ya que además de ser eliminados riesgos de incendios se favorece al estrato arbolado mediante la incorporación de nutrientes al suelo.

Clareos y podas

Las claras o clareos, dependiendo de las características de los fustes objeto del tratamiento, es un tratamiento selvícola que juntos con las podas complementan los desbroces, buscando un único objetivo, la mejora del estrato arbolado, y en su conjunto, del ecosistema que forma.

Este tratamiento será diseñado en función de los siguientes parámetros; el tipo de especie, la clase diamétrica y de edad. Estos parámetros determinarán la necesidad o no del tratamiento, y en el primero de los casos, la intensidad y tipología. En cuanto al tipo de claras, serán por lo alto o por lo bajo, en función del objetivo. En ámbito mediterráneo, en masas no productoras de madera, las claras pasan a ser un tratamiento selvícola que persiguen en su gran mayoría el manejo del regenerado para, según lo establecido en la Ordenación de Montes correspondiente, garantizar la sostenibilidad y permanencia de la masa arbolada.

La importancia que ecf como empresa vierte sobre la ejecución de los trabajos, modelada a través de su dirección de obras, se fundamenta en la notable y fuerte participación en el resultado futuro de las masas que se tratan.

En cuanto a la ejecución, esta empresa cuenta con un amplio parque de maquinaria especializado en la eliminación de los residuos mediante astillado. Ello confiere ventajas inmejorables y que no repercuten al propietario del monte en el precio final. Citamos como ventajas la eliminación del riesgo de incendios forestales al ser suprimidas las quemas como método de eliminación de residuos, la incorporación de materia orgánica al suelo con la consecuente mineralización y conversión en nutrientes, mayor operatividad en la ejecución de este tipo de trabajos, son algunas de las ventajas que se pueden ofrecer.

Con ello, se pretende afianzar la sostenibilidad de los montes a través de una mayor rentabilidad en los tratamientos ejecutados, en consecuencia con la política forestal actual.

Necesidad de clareo y poda
Resultado de clareo
Eliminación de restos de poda por astillado
Clareo de piño piñonero